Le tiran la leche caliente a Marissa Mei sobre la cara y la boca.